Blog

Artículos de Psicología y Relacionados

Cómo manejar la pereza

5 consejos para resistir la “mentira de la pereza”

Escuchar el Artículo

Nadie elige fracasar o decepcionar. Tenemos que desaprender nuestro sesgo de pereza.

Soy psicólogo social, profesor clínico asistente y autor del libro “La pereza no existe” (Devon Price). El libro explora cómo el miedo de nuestra cultura a la pereza tiene sus raíces en sistemas históricos injustos, como la esclavitud y la creencia en la ética protestante del trabajo, y cómo esas creencias conducen al exceso de trabajo, la explotación y la alienación. En él, también hablo de cómo cada uno de nosotros puede desaprender nuestro odio a la pereza y construir vidas más auténticas y socialmente conectadas.

Para todos aquellos que no tengan la energía -o el tiempo- para leer un libro completo sobre lo ocupados y sobrecargados de trabajo que estamos todos en este momento, he aquí cinco ideas clave de mi libro que pueden leer en una sola sesión.

como manejar la pereza

1. La “pereza” no es lo que crees.

La “mentira de la pereza” es mi término para el conjunto de creencias culturales tácitas y profundamente arraigadas que cada uno de nosotros absorbe a lo largo de su vida sobre el valor del trabajo y el peligro de la “pereza”. La mentira de la pereza nos dice que nuestra valía como seres humanos está vinculada a nuestra productividad, que no se puede confiar en nuestras necesidades y limitaciones y que, por muy ocupados que estemos, hay más cosas que deberíamos hacer.

Este punto de vista es responsable de grandes cantidades de dolor y sufrimiento. Lleva a muchos de nosotros a trabajar en exceso hasta la enfermedad, y también nos convence de que no tenemos que preocuparnos por las personas que sufren problemas sociales masivos como la falta de vivienda, el desempleo o la adicción a las drogas. La mentira de la pereza nos enseña a culpar a las mayores víctimas de la sociedad por ser demasiado “perezosas” para resolver el problema de su propia opresión.

La verdad, sin embargo, es que nadie elegiría fracasar o decepcionar si pudiera evitarlo. No hay ninguna fuerza vergonzosa y perezosa dentro de nosotros que nos haga estar desmotivados; simplemente estamos cansados o agotados. Si una persona se preocupa por hacer algo, pero fracasa repetidamente en hacerlo, es claramente porque hay barreras en su camino -a menudo, una variedad de barreras- y necesita apoyo para eliminar esas barreras para seguir adelante.

Por otra parte, si alguien parece “perezoso” porque es apático o no se preocupa por alcanzar un objetivo concreto, debemos considerar por qué no considera que ese objetivo sea esencial. A veces, las personas que parecen apáticas están profundamente traumatizadas o se les ha quitado la capacidad de acción con tanta frecuencia que ahora tienen una impotencia aprendida. Y otras veces, una persona parece apática simplemente porque tiene otras prioridades en su vida. Por ejemplo, un estudiante puede faltar a clase porque padece una enfermedad crónica y necesita conservar energía o porque está agotado por un semestre increíblemente estresante.

En última instancia, la mentira de la pereza nos anima a creer lo contrario. Todo el mundo se propone hacer demasiadas cosas y se castiga cuando se queda corto. Esto nos lleva a la siguiente idea.

2. Cuando te sientes “perezoso”, estás haciendo demasiado.

Para mi libro, entrevisté a algunas de las personas más ocupadas, estresadas y agotadas: novelistas galardonados, artistas callejeros de renombre mundial, supervivientes de traumas que trabajan como defensores de las víctimas y padres agobiados que intentan criar a sus hijos mientras trabajan a tiempo completo y cursan estudios universitarios. Lo que encontré en todos los casos fue que cada persona extremadamente ocupada se sentía fracasada y estaba convencida de alguna manera de que era perezosa.

Un estudiante universitario que sufría un grave episodio depresivo me dijo que era “vago” por necesitar hacer siestas para mantenerse vivo. Esto demuestra lo imposible que es ganar bajo las reglas de la mentira de la pereza. Cuando nos proponemos hacer más de lo que es factible para nosotros, siempre nos vamos a sentir fracasados. No importa cuánto hagamos, nunca nos parecerá suficiente.

La respuesta es dejar de creer en la mentira de la pereza y empezar a replantear la forma en que establecemos las prioridades en nuestra vida. Cuando sientas que no estás haciendo lo suficiente, la respuesta es encontrar algo que recortar o dejar caer.

3. No estás “perdiendo” el tiempo. Todo tu tiempo está contabilizado.

Décadas de investigación sobre la productividad demuestran que, como máximo, el trabajador medio sólo puede concentrarse en las tareas laborales durante unas tres o cuatro horas al día. El resto de la jornada laboral se dedica a cosas como socializar, reorganizar los bolígrafos y lápices de la mesa o hacer el “ciberperezoso”, que es el término que utilizan los investigadores para referirse a hacer el tonto en Internet mientras se trabaja.

Los psicólogos organizacionales han considerado tradicionalmente que actividades como el ciberhacinamiento son un “robo de tiempo”, pero el estudiante de posgrado Marvin Puente realizó una investigación propia y descubrió que no era así. Puente es funerario y descubrió que durante el punto álgido de la pandemia, los funerarios sobrecargados de trabajo como él utilizaban el ciberhacinamiento como una forma de recargar las pilas y distraerse de toda la intensidad y el trauma que estaban afrontando.

Puente también encontró investigaciones previas que respaldan esto: estudios de todos, desde asistentes administrativos hasta trabajadores de almacén, han encontrado que tomarse unos minutos para revisar las redes sociales o comprar en línea es realmente restaurador y necesario para ayudar a su mente a cambiar de marcha de una tarea a otra.

Cómo manejar la pereza

4. Abrazar el consentimiento significa rechazar la “pereza”.

En una cultura que odia la pereza, es difícil para una persona afirmar sus límites y decir con confianza “no” a cualquier cosa. Esto perjudica nuestra vida no solo llevándonos a trabajar en exceso, sino presionándonos para que asumamos todo tipo de responsabilidades que no podemos asumir.

En el libro, cuento la historia de Bryan, un hombre que nunca en su vida había dicho “no” a sus padres, excesivamente exigentes. Bryan se sentía culpable porque temía hablar con sus padres o visitarlos, así que mentía y decía que estaba demasiado ocupado con el trabajo para verlos. Y esto es realmente lo que la mentira de la pereza nos ha hecho. Nos hace sentir vergüenza por estar cansados o agobiados, y presenta el trabajo como la única razón válida para decir “no” a algo.

Si no tienes ganas de hacer algo, esa sensación es una información útil. Es parte del sistema de alerta de tu cuerpo.

Si queremos resistirnos a la mentira de la pereza, tenemos que aprender a aceptar nuestros sentimientos, incluidas las emociones como la apatía y el fastidio, a las que la gente no suele querer enfrentarse. Si no tienes ganas de hacer algo, esa sensación es una información útil. Es parte del sistema de alerta de tu cuerpo. Cada uno de nosotros necesita desesperadamente practicar la escucha de su cuerpo y aprender a decir “no” cuando eso es lo que nuestras emociones nos dicen que hagamos, incluso (y especialmente) cuando eso significa decepcionar a alguien que hace demandas poco razonables.

5. La acción no es moralmente superior a la inacción.

En un mundo moldeado por la mentira de la pereza, el trabajo se equipara a la bondad, y hacer “algo” se considera casi siempre superior a no hacer nada. Esto conduce a muchos problemas, como la fatiga del activista o el frenesí del activista, donde la gente publica constantemente información errónea y llamadas a la acción poco investigadas en línea porque están tan desesperados por querer hacer el bien.

Piensa en la cita de Edmund Burke, a menudo compartida: “Lo único necesario para que el mal triunfe en el mundo es que los hombres buenos no hagan nada”. La cita de Burke nos enseña a equiparar la acción de cualquier tipo con “hacer el bien”, incluso en situaciones en las que la acción no está justificada o cuando no somos la persona adecuada para actuar.

Lo interesante es que Burke nunca dijo realmente esa cita. Su cita real es: “Cuando los hombres malos se combinan, los buenos deben asociarse; de lo contrario, caerán, uno a uno, como un sacrificio sin mérito en una lucha despreciable”.

La cita real de Burke ilustra maravillosamente que no es el trabajo duro de los individuos lo que nos salvará: es unirse como comunidad, apoyarse unos a otros y resistir el daño que nos hacen las fuerzas que están fuera de nuestro control.

No tenemos que ser héroes, ni necesitamos ir constantemente a por todas. Podemos dar un paso atrás y cultivar las relaciones. Podemos aprender a confiar en otras personas y dejar de juzgarnos a nosotros mismos y a los demás por ser “vagos”, y esto nos hará más resistentes porque somos más fuertes juntos que separados.

 

Traducción y adaptación para Psicólogos MyS desde: Psicología Hoy.

Escribe un Comentario

Deconstrucción de Instituídos

Deconstrucción de Instituídos

La deconstrucción de instituidos en el proceso psicoterapéutico En este artículo vamos a ver el tema de los instituidos …

Psicólogo para Tercera Edad

Cómo Aborda el Psicólogo la Vejez

Psicología de La Vejez Cuando era estudiante de psicología y le conté a una compañera estudiante que iba a realizar la …

Cómo manejar la pereza

5 consejos para resistir la “mentira de la pereza”

Nadie elige fracasar o decepcionar. Tenemos que desaprender nuestro sesgo de pereza. Soy psicólogo social, profesor clínico …