Categoría: Noticias

Lo que la Neurociencia descubre sobre el buen vínculo entre padres e hijos

Lo que la Neurociencia descubre sobre el buen vínculo entre padres e hijos

Artículo de la Revista Psichotherapy Networker sobre terapeutas que aplican la neurociencia para el desarrollo del vínculo entre padres e hijos.

Somos dos terapeutas mayores que hemos trabajado con niños y adolescentes maltratados durante muchos años y estamos muy interesados en la neurobiología del apego. Nos conocimos hace unos años, cuando nos pidieron que trabajáramos con una agencia que quería incorporar un modelo basado en el apego en su tratamiento de niños y adolescentes muy estresados y sus padres. Esta historia del nuevo camino terapéutico que surgió como resultado de esta colaboración comienza, como tantas otras, con un fracaso.

Hubo un caso en esa época que Dan encontró particularmente irritante. Había empezado a tratar a una joven madre, Rebecca, y a su hijo de 4 años, Eric. El médico de cabecera la había descrito como una madre tensa y desanimada, abrumada por las responsabilidades cotidianas del cuidado de su hijo. Sin embargo, parecía querer ayuda para ella y para su hijo, y aceptó ver a un terapeuta.

Sí, dijo, cuando Dan le hizo la consulta; estaba desanimada, sin duda, y frustrada. Eric era imposible. ¿Por qué no hacía lo que ella le pedía? ¿Por qué todo era una pelea? ¿Por qué no jugaba solo cuando ella sólo quería relajarse? ¿Por qué no comía? ¿Dormía? La lista de quejas parecía interminable.

Dan estaba satisfecho y esperanzado después de sus primeras sesiones con Rebecca. Demostró una tristeza genuina por la degeneración de su relación con su marido, Eric, y pareció entender que el hecho de haber sido ignorada por sus propios padres podría haber tenido algo que ver con su lucha por criar a su hijo de forma eficaz. Se mostró muy atenta cuando Dan le dijo que su hijo necesitaba de sus interacciones afines, y que si ella se relacionaba con empatía mientras establecía límites firmes, era probable que él comenzara a cooperar con ella y a aceptar su autoridad.

Sin embargo, rara vez parecía poner en práctica las sugerencias de Dan; seguía trayendo los mismos problemas semana tras semana. Dan empezó a sentirse decepcionado y desanimado. Pronto empezó a decir con resentimiento que las ideas de Dan “no funcionaban” mientras se frustraba aún más con el comportamiento no mejorado de su hijo. Insinuó que tal vez los consejos de Dan estaban equivocados, que tal vez se le escapaba algo y que no entendía realmente la intensidad de Eric.

Finalmente, Dan le preguntó por qué había reaccionado con tanta rabia en lugar de empatía cuando su hijo le gritaba. El tono de su voz transmitía su impaciencia con ella, así como su mensaje de que, a estas alturas, ella debería haber respondido a su hijo de la forma en que él había intentado enseñarle. Dan empezó a temer sus sesiones con Rebecca y, tras un par de encuentros más, ella dejó de acudir. Eric volvió a vivir en casa de su madre, Rebecca volvió a su sensación de fracaso resignado como madre competente con un hijo feliz, y Dan volvió a buscar padres que apreciaran lo que él podía ofrecer.

Comienza el viaje

Más o menos al mismo tiempo que Rebecca dejó de acudir a sus sesiones con Dan, él y yo empezamos a explorar juntos las implicaciones prácticas y clínicas de las nuevas e interesantes investigaciones sobre el cerebro para el trabajo que ya estábamos haciendo con niños traumatizados.

Ambos estamos empapados en el modelo de neurobiología interpersonal desarrollado por Allan Schore y Daniel Siegel, y sentíamos que teníamos un buen conocimiento de la lucha que los niños desatendidos y traumatizados enfrentaban para hacer el cambio de la desconfianza a la confianza. Sabíamos que las investigaciones sobre el apego vinculaban claramente el desarrollo de un apego seguro con la calidad de los cuidados que reciben los niños, con las conexiones con lo que Schore llamaba un “cuidador psicobiológicamente afinado”.

En resumen, sabíamos lo que estos niños heridos necesitaban de sus cuidadores: la capacidad de mantenerse comprometidos y abiertos con ellos, especialmente cuando los niños se ponían “a la defensiva” y se resistían a la cercanía que necesitaban profundamente pero que evitaban instintivamente.

A medida que nos centrábamos más en las nuevas perspectivas que la teoría del apego y la neurobiología interpersonal estaban abriendo sobre casos fallidos como el de Rebecca, empezamos a mirar a los padres de una manera diferente. Una mañana, tuvimos una epifanía compartida: por fin nos dimos cuenta de lo que habíamos “sabido” durante mucho tiempo: ¡el cerebro de los padres funciona igual que el de sus hijos! Al igual que un niño tiene que sentirse seguro para acercarse a un cuidador, un padre tiene que sentirse seguro para acercarse a un terapeuta y confiar en él.

La crianza de los hijos no es una actividad de libro de cocina para controlar el comportamiento de los niños: es un antiguo proceso mente-corazón de los mamíferos, que permite a un cuidador mantenerse lo suficientemente comprometido y regulado como para mantener las conexiones mente-corazón que son vitales para el desarrollo de un niño. La crianza se basa en la apertura y la seguridad, no en la autodefensa en modo de supervivencia.

Nos dimos cuenta, entonces, de que al igual que nuestro conocimiento del apego y sus fundamentos neurobiológicos informaba nuestra práctica con los niños, comprender los fundamentos neuropsicológicos del cuidado de los hijos nos haría terapeutas más eficaces con sus padres. En primer lugar, teníamos que aprender lo que realmente ocurre en el cerebro de los padres.

Después, necesitábamos entender cómo el estrés afecta al cerebro de los padres y a veces conduce a un bloqueo de los cuidados. Con un modelo basado en el cerebro de la crianza y la atención bloqueada, esperábamos mejorar la ayuda a los padres estresados para que se desatasen y aprovechasen su potencial para la atención.

El cerebro de los padres sanos

¿Cómo es una crianza basada en el cerebro que funciona bien? Se parece a Sarah.

Sarah, la madre de Vincent, de 12 meses, está viendo dos vídeos diferentes de su hijo mientras le toman imágenes del cerebro. En una escena, Vincent se ríe alegremente mientras Sarah le sopla grandes y húmedas burbujas; en la otra, Vincent llora porque Sarah acaba de salir de la habitación. Mientras Sarah observa a Vincent como un bebé feliz, partes de su hemisferio izquierdo, incluidas las regiones que comprenden su sistema de placer, especialmente el núcleo accumbens, se iluminan en la pantalla de imágenes.

Este sistema cerebral izquierdo mantiene a Sarah en el modo de aproximación de su cerebro, totalmente comprometida con Vincent, y activa también el sistema de recompensa de su cerebro. Aunque no podemos verlo en la pantalla, sustancias químicas como la oxitocina y la dopamina están inundando las regiones límbicas del cerebro de Sarah mientras mira a su bebé que ríe. La oxitocina es como una medicina contra la ansiedad, que ayuda a mantener el sistema de defensa de los padres apagado y el sistema de acercamiento encendido, que es el verdadero secreto para seguir siendo paternal hacia su hijo.

Cuando Sarah observa la escena de Vincent en apuros, se activan partes de su cerebro en el lado derecho, que están asociadas con la respuesta empática al dolor de un ser querido. Ahora, diferentes sustancias químicas, incluida una muy parecida a la adrenalina, entran en regiones de su cerebro que aumentan su vigilancia parental, haciéndola intensamente consciente de la angustia de Vicente. Su córtex cingulado anterior (ACC) se activa, junto con la ínsula, el “cerebro visceral”, lo que le ayuda a sentir el dolor de Vicente y le hace experimentar un impulso imperioso de consolarlo.

Los efectos del estrés en el cuidado de los padres

Al igual que Sarah, Rebecca había experimentado inicialmente un fuerte deseo de estar con su hijo pequeño y sentía placer al proporcionarle cuidados. La oxitocina se liberaba en su cerebro al nacer el niño y cuando éste la miraba a los ojos mientras lo sostenía en brazos y se balanceaba mientras le tarareaba. Esto provocaba la liberación de dopamina, y ella disfrutaba estando con él y anticipaba más placer de sus interacciones.

Sin embargo, estos sistemas de acercamiento y recompensa de los padres no eran tan robustos porque no se habían reforzado lo suficiente cuando Rebecca había tratado de conectar con sus padres cuando era niña. Después de un tiempo, aprendió a desactivar este sistema de recompensa y expectativa, volviéndose más distante como una forma de protegerse de los sentimientos intensamente negativos de ser rechazada.

El sistema de lectura del niño de Rebecca -su intenso interés en la experiencia interactiva momento a momento de la maternidad- estuvo activo durante las primeras semanas después del nacimiento de Eric. Sin embargo, a medida que el estrés de la crianza se intensificaba, se volvió hipervigilante ante cualquier signo de angustia, enfado o rechazo en las expresiones faciales, el lenguaje corporal y los sonidos de Eric.

El más mínimo signo de enfado en sus ojos o en su voz hacía que su amígdala pusiera en marcha las reacciones defensivas que ya estaban preparadas para ser liberadas. Este sistema de detección de amenazas se activa en una décima de segundo, así que Rebecca se puso a la defensiva sin saber por qué. El estrés de la crianza, intensificado por su propia historia, constriñó su sistema de lectura del niño y lo sesgó hacia percepciones negativas, lo que la hizo sentirse rechazada por su hijo.

A medida que comprendíamos mejor las reacciones de Rebecca hacia su hijo, empezamos a darnos cuenta de que las reacciones de Dan hacia Rebecca habían reflejado las de un padre que experimenta el bloqueo del cuidado. Los sistemas de aproximación y recompensa de Dan habían empezado a debilitarse cuando Rebeca no había respondido de forma consistente a sus cuidados. Su proceso de lectura del cliente había comenzado gradualmente a adoptar un sesgo negativo, mientras que el significado que estaba llegando a dar a su tratamiento de Rebecca se había vuelto cada vez más pesimista, restringiendo su propio sentido de posibilidad para ella.

Restablecer el cuidado parental

Al igual que el conocimiento de la neurobiología del vínculo y el apego nos hizo menos propensos a culpar a los niños de sus problemas de comportamiento, la comprensión de los fundamentos neurobiológicos del cuidado parental nos ayudó a dejar de culpar a los padres que no estaban en sintonía con sus hijos. Aplicando el concepto de atención bloqueada, partimos de la base de que la crianza insensible suele estar vinculada al estrés y a deficiencias en sistemas cerebrales clave, como los sistemas de dopamina y oxitocina.

Es posible que los padres con atención bloqueada quieran querer y disfrutar de sus hijos, pero no saben cómo activar la “buena química” que les permitiría hacerlo. Comprender las causas neurobiológicas de la atención bloqueada nos ayudó a ser más abiertos y empáticos con las experiencias e historias negativas de los padres, más dispuestos a escuchar y validar sus experiencias.

Tal vez la verdadera lección de esto es que todos nosotros -niños, adultos e incluso terapeutas que envejecen- somos, en un grado u otro, criaturas de nuestro sistema límbico. Todos respondemos mejor a un enfoque que abarque el juego, la aceptación, la curiosidad y la empatía, transmitidos con sonrisas genuinas, ojos suaves, voces amables, una postura abierta y una mano figurativa tendida en señal de apoyo.

Pocos de nosotros respondemos bien a los rostros cerrados, las posturas defensivas, las voces molestas o los ojos juzgadores. Como terapeutas, tenemos la responsabilidad de elevarnos por encima de nuestros sistemas límbicos, de convertirnos en los adultos -incluso en los padres- de la sala, hasta que consigamos ayudar a nuestros consultantes a acceder a su propio yo mejor, más adulto, más paternal.

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Psichotherapy Networker

Receta de la Felicidad

¿Existe Receta para la Felicidad?

La felicidad es una práctica, no un destino

Si no encuentras la felicidad en tu interior, no hay GPS que pueda llevarte allí.
En los últimos 50 años se ha investigado mucho sobre la felicidad y el bienestar subjetivo; parece que todo el mundo quiere determinar la fórmula exacta de la alegría. Aunque nunca habrá una receta universal para alcanzar la felicidad, algunos descubrimientos importantes ofrecen pautas para todos nosotros. He aquí cinco requisitos previos para encontrar la satisfacción o experimentar la felicidad en la vida:

1. Los seres humanos necesitan las relaciones para disfrutar de un bienestar y una felicidad óptimos.

Esta es una verdad simple: nacemos con un fuerte impulso para establecer conexiones con los demás. Aunque muchos de nosotros pensamos que seremos felices cuando encontremos el “amor verdadero”, o lo que sea que sintamos que se aproxima a eso, no son las relaciones románticas las que se requieren para la felicidad. El simple hecho de tener buenos amigos que te animen y apoyen contribuirá igualmente a tus sentimientos generales de felicidad y satisfacción en la vida.

2. Ser amable con los demás es esencial para encontrar una sensación de felicidad personal.

Nuestros cerebros humanos están programados para que sintamos alegría cuando nos comportamos de forma altruista. El simple hecho de hacer planes para hacer algo bueno por los demás -ya sea organizar una fiesta para un amigo, ofrecer tu tiempo como voluntario para una causa digna o planear una donación monetaria- te dará un impulso y generará una sensación de satisfacción y bienestar.

3. Reconocer la abundancia de tu propia vida

Por muy austera o extravagante que sea- y experimentar la gratitud por cómo estas personas, experiencias y cosas en tu vida también contribuyen positivamente a tu sensación de bienestar.

El afán por conseguir más y más es contrario a la expresión de gratitud y a un sentimiento de satisfacción con quién y dónde estás en la vida. La búsqueda de “cosas” sólo tiene valor si aprecias la búsqueda más que la “cosa” que pueda producir.

4. Encontrar un sentido y un propósito en tus búsquedas en la vida es necesario para tu satisfacción y felicidad.

Creer que estás contribuyendo a algo más allá de ti mismo y ser parte de algo más grande que tu existencia individual también es necesario para experimentar un sentimiento de paz que es parte de la felicidad.

5. Elegir un estilo de vida saludable en cuanto a tus necesidades básicas -dormir, alimentarte y hacer ejercicio- también contribuye a tu felicidad en la vida.

Hay muchos estudios de investigación que demuestran que el ejercicio regular -incluso un simple paseo diario- es eficaz para reducir la depresión. También está demostrado que las actividades de contemplación, como el yoga, la meditación y la reflexión, reducen el estrés y fomentan el bienestar.

Según la edad, mucha gente piensa que dormir bien es “opcional”, pero las investigaciones demuestran que los malos hábitos de sueño provocan más estrés, un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso un aumento de peso. Claro que puedes “dormir cuando estés muerto”, parafraseando el título de una película, pero ¿por qué querrías arriesgarte a morir antes de lo necesario?

En cuanto a la nutrición, las dietas saludables realmente afectan a tu salud general. Y su salud física afecta a su felicidad de forma significativa. Un reciente estudio de investigación ha demostrado que incluir frutas y verduras frescas en tu dieta también reduce la depresión y la ansiedad. Cambiar la comodidad a corto plazo de los alimentos procesados o el placer del exceso de alcohol o nicotina u otras drogas recreativas puede traer ese “subidón” fugaz, pero el choque que sigue no sólo le afecta el día que lo siente, sino que tiene un efecto negativo duradero en su salud y felicidad a largo plazo.

Cuando pienses en lo que te hace feliz en la vida, si tu respuesta está relacionada con la adquisición de posesiones, piensa en la decepción que sientes una vez que la novedad o la emoción de la compra han terminado. Tal vez le atribuyas a un objeto material más poder del que merece. Si piensa en su relación romántica más preciada y exitosa, ¿la satisfacción se basó simplemente en “poseer” a la persona o en las experiencias y sentimientos que fueron beneficios de la relación?

Muchos de nosotros disfrutamos más de la caza o la persecución que de la posesión de una cosa concreta. A menudo, oirás a las parejas recordar con cariño los días en que lucharon en sus relaciones, y demasiadas parejas romperán después de “conseguirlo”. Es la experiencia de esforzarse y trabajar juntos lo que nos une a los demás. Cuando llegamos a un punto en el que sentimos que “lo hemos conseguido” y no tenemos más objetivos por los que trabajar, es probable que encontremos menos valor, satisfacción o sentido a la vida.

La felicidad no debería ser una industria sino una práctica personal

Como consejera, sé que la gente suele buscar esa “receta de felicidad” perfecta que les aporte el tipo de satisfacción y contento que anhelan. Por desgracia, también sé que estos dos objetivos son subproductos de la vida, no “objetivos” o “lugares” que puedan introducirse en un GPS para ser encontrados.

Las personas que son infelices a menudo buscan ayuda profesional y, sin embargo, las dos razones principales por las que muchas personas no son felices se reducen a dos estados muy básicos centrados en las relaciones: o bien no tienen ninguna relación con los demás, o tienen malas relaciones con los demás. Para encontrar la satisfacción y la felicidad, necesitamos tener personas en nuestras vidas con las que podamos ser nosotros mismos: vulnerables, imperfectos y que se esfuerzan por vivir una vida mejor.

Las personas egoístas nunca encontrarán la verdadera satisfacción: Siempre habrá algo fuera de su alcance que no pueden alcanzar, y no son capaces de encontrar la alegría en la búsqueda, sólo en la posesión o el logro de un objetivo. Y una vez que ese objetivo se alcanza o se posee, pierde su valor, y vuelven a mirar hacia fuera para buscar la siguiente “cosa” que creen que les dará satisfacción. Es un ciclo interminable de querer lo que está fuera de su alcance, en lugar de disfrutar de lo que es.

La “industria de la felicidad” es el resultado de nuestra creencia de que somos dueños de nuestras vidas, y de que deberíamos ser capaces de controlar nuestras emociones y estados de ánimo. Desgraciadamente, todo lo que realmente produce una satisfacción duradera o una auténtica gratitud es más que probable que no sea una “cosa”, sino una experiencia.

Hace décadas, la felicidad no se consideraba algo que se pudiera “comprar”

Hace generaciones, la felicidad no se cuantificaba ni se asumía como un “lugar” específico al que se podía llegar. La gente tenía menos tiempo y recursos para dedicar al “enriquecimiento personal”; simplemente se levantaban cada día, hacían lo que les habían planteado y se levantaban al día siguiente para volver a hacerlo. La satisfacción se encontraba en hacer con éxito lo que se requería de ellos.

Las relaciones, las familias y las comunidades (incluidas las comunidades espirituales y religiosas, los vecindarios, etc.) también desempeñaban un papel importante en la vida del individuo. Se supone que tenemos garantizada la “búsqueda” de la felicidad, pero los estados emocionales intrínsecos no pueden “garantizarse” más de lo que se puede garantizar la libertad del miedo.

Hoy en día, el valor de los logros individuales ha creado una sociedad que parece empeñada en el éxito personal por encima del bien común. Así, las personas se encuentran en cierto modo “solas” mientras buscan formas de dar sentido a sus vidas y encontrar la felicidad, sea cual sea su definición. Desgraciadamente, los seres humanos necesitan relaciones sanas y auténticas y una red de apoyo de aquellos que les amen incondicionalmente.

También necesitamos sentir que hay un propósito en nuestra existencia y que estamos contribuyendo a algo más grande que nosotros mismos. Sin esa sensación de significado, una conexión con los demás y un aprecio por lo que tenemos en la vida en este momento, la satisfacción y la felicidad nunca se experimentarán.

Tal vez la mayor idea errónea sobre la felicidad en la actualidad sea la creencia de que la felicidad es un “destino” o que la felicidad se puede “comprar”. Todo esto suena trillado y un poco cursi, pero es nuestro viaje por la vida y nuestras experiencias a lo largo del camino lo que realmente producirá sentimientos de contentamiento y satisfacción con nuestra vida.

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Psicología Hoy.

¿Qué se paga por las sesiones de terapia

¿Qué se paga por las sesiones de terapia?

He visto muchas discusiones sobre cómo los servicios de salud mental deberían ser asequibles o gratuitos para todos. Creo que la terapia es para todos, pero, por desgracia, sigue habiendo obstáculos para que sea gratuita y fácilmente accesible.

Los terapeutas recién titulados pueden tener dificultades para conseguir un trabajo en una organización que tenga un salario. Muchos puestos de trabajo para terapeutas cualificados son voluntarios o están mal pagados. Para ganarnos la vida, muchos de nosotros tenemos otro trabajo para complementar nuestros ingresos o tenemos que dedicar más tiempo y dinero a la acreditación en determinados organismos profesionales para conseguir un trabajo con un salario digno. Así que muchos de nosotros acabamos en la práctica privada, donde tenemos que fijar nuestros propios honorarios y atraer a nuestros propios clientes.

Yo he elegido ganarme la vida como terapeuta (además de otros trabajos) porque es algo que me encanta hacer. Así que pensé que podría ser útil desglosar lo que los terapeutas cobran realmente, ya que no se trata sólo de los 50 minutos que estás en la sala con ellos.

Hay bastantes cosas que se pueden tener en cuenta en qué se paga por las sesiones de terapia

La naturaleza del trabajo

Evidentemente, está el tiempo que pasamos contigo en una sesión, para el que nos hemos formado. Usted está pagando por nuestra experiencia, conocimiento y capacidad de sostenerlo como cliente donde se encuentra en este momento para procesar sentimientos, emociones, pensamientos, relaciones y situaciones de antaño, del presente y del futuro potencial.

Tiempo dedicado a la administración

Estar en la práctica privada significa que tenemos que hacer todo el trabajo nosotros mismos de principio a fin. Esto significa que hay que dedicar tiempo a la administración, como por ejemplo, redactar correos electrónicos, escribir notas después de las sesiones, llevar un registro de nuestras agendas, completar cualquier auditoría que pueda ocurrir, escribir cartas, etc.

Ingresos disponibles e impuestos

Tenemos que dar cuenta de los impuestos que podamos tener que pagar tras una autoliquidación al final del año fiscal, lo que también implica llevar un registro de nuestros libros o contratar a un contable. Pero, junto a esto, hay que tener en cuenta una cuota que nos permita tener realmente una renta disponible después del alquiler, la comida, las facturas, etc.

Afiliación a un colegio profesional

La colegiación de consejeros, terapeutas y psicoterapeutas es voluntaria. Sin embargo, como estas profesiones no están reguladas actualmente por la legislación británica, formar parte de un organismo profesional demuestra que se cumplen ciertas normas y que se ha recibido una formación de cierto nivel para poder ejercer. Las cuotas varían en función del organismo que elijas, pero hay ciertos requisitos que debes cumplir como parte de la afiliación de pago.

Desarrollo profesional continuo (DPC)

Como parte de la pertenencia a un organismo profesional, tenemos que llevar a cabo una determinada cantidad de horas de DPC. En mi caso, son al menos 30 horas. Tenemos que llevar un registro del DPC que hemos realizado, lo que hemos obtenido de él y cómo vamos a utilizar estos conocimientos en el futuro (¡más administración!).

Además, no todo el DPC es gratuito y a menudo se pide un pago, es decir, puede oscilar entre 0 y 500 libras o más. Sí, es cierto que la lectura de libros, el visionado de programas educativos y la escucha de podcasts pueden considerarse DPC. Sin embargo, no todos aprendemos bien de esta manera.

Supervisión

Como parte de los marcos éticos de los organismos profesionales y para asegurarnos de que trabajamos en el mejor interés de nuestros clientes, tenemos que realizar una cierta cantidad de supervisión por el número de clientes que vemos, es decir, cuantos más clientes, más supervisión será necesaria. No sólo tenemos que pagar a nuestros supervisores (que también trabajan de forma privada), sino que esto también ocupa una parte de nuestro tiempo de trabajo.

Factores adicionales

Autocuidado: aunque a primera vista no parezca relevante, el autocuidado forma parte del marco ético que seguimos desde la afiliación al colegio profesional. Tenemos que ser capaces de cuidarnos a nosotros mismos para poder apoyar a los demás. Esto puede ser gratuito, pero también nos quita tiempo de nuestras semanas.

Gastos de viaje y de sala: si vas a ver a un terapeuta cara a cara, es probable que haya incluido en el coste de la sesión los gastos de viaje y de alquiler de la sala. Esto no siempre es así, ya que algunos terapeutas trabajan desde casa donde tienen un espacio adecuado o muchos (yo incluido) siguen trabajando en línea.

Pagos por el sitio web y el directorio – Como se mencionó al principio, tenemos que atraer a nuestros propios clientes en la terapia privada; ¡el marketing cuesta dinero! Algunos organismos profesionales incluyen su directorio de consejeros dentro de la membresía, sin embargo, otros organismos más reconocidos piden un pago adicional para ser incluidos en su directorio.

Lectura adicional sobre lo que traes a las sesiones – De nuevo, esto es más bien una consideración de tiempo cuando se tiene en cuenta esto, sin embargo, tenemos en cuenta a los clientes entre las sesiones y nos encargamos de hacer una lectura adicional sobre lo que traes a las sesiones para que podamos estar tan informados como sea posible. La lectura puede ser para obtener una mayor comprensión o puede ser para buscar diferentes herramientas/técnicas que podemos traer a las sesiones.

Subsidios por vacaciones/enfermedad – Somos autónomos, por lo que si cancelamos sesiones o nos tomamos una licencia, perdemos este dinero. Por ello, muchos terapeutas tienen en cuenta una cantidad estimada de tiempo que podrían necesitar al año y lo incluyen en sus honorarios para cubrir la pérdida de ingresos. También puede ser la razón por la que muchos terapeutas piden un porcentaje de la tarifa de la sesión para las cancelaciones de última hora por parte del cliente.

Capacidad (número de clientes atendidos en una semana) – El número de clientes que queremos ver en una semana también es una consideración importante a la hora de mirar los honorarios de las sesiones.

Nuestras propias sesiones de terapia para explorar nuestras propias cosas – La mayoría de los terapeutas también tendrán sus propias sesiones de terapia para que podamos explorar nuestras propias “cosas” con el fin de tener una mejor conciencia.

Como puedes ver, hay que pensar y trabajar mucho para saber cuánto cobrar por una sesión. ¿Te ha sorprendido todo esto? Si también eres consejero, ¿hay algo que añadirías?

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Counselling Directory