Blog

Artículos de Psicología y Relacionados

Terapia de pareja

Cómo sanar de las relaciones pasadas

Escuchar el Artículo

Cómo sanar de las relaciones pasadas es una forma de poder proyectarse hacia futuras relaciones y a mejorar uno mismo como persona. Veamos el artículo publicado por el Instituto Gottman a continuación sobre la temática.

Esta es una pregunta y una preocupación muy común para las personas que veo en mi consulta, así como para las personas que asisten al taller de Gottman para solteros. Las personas que están solteras y quieren sanar de sus relaciones pasadas deberían reflexionar sobre esto para poder aprender y crecer y mirar sus patrones así como los patrones de sus parejas pasadas.

Los cuatro jinetes

¿Qué papel desempeñaron los Cuatro Jinetes en tu relación pasada? Será crucial pensar en cuál de estos 4 comportamientos: La crítica, la actitud defensiva, el desprecio y la evasión condujeron a la desaparición de su pareja.

En mi caso, en mi relación anterior más importante, estaba demasiado a la defensiva. Sentía que siempre tenía que tener la razón y ser perfecta, así que si mi pareja me pedía que hiciera algo de forma diferente, me inventaba una razón para defenderme en lugar de decir simplemente: “Vale, eso tiene sentido” o “sí, podría trabajar en eso seguro”. Sé que ser más capaz de aceptar la responsabilidad habría contribuido en gran medida a mejorar esa relación.

Por supuesto, si te estás curando de una relación abusiva pasada, no te pediría que consideraras tu papel en el abuso, sino que fueras capaz de ver cómo el desprecio de la otra persona era degradante y dañino. Entonces podrás ser capaz de ver cómo el antídoto al desprecio (tener una cultura de aprecio) es lo que mereces en una relación futura saludable.

Fases de las relaciones

Hay tres fases distintas y naturales que ocurren en una vida de amor. El Dr. John Gottman describe que hay puntos de elección en el curso de una relación en los que el amor progresará hacia un lugar más profundo o se deteriorará.

Limerencia
También llamada etapa de luna de miel, la limerencia es ese sentimiento de enamoramiento abrumador que se produce cuando se empieza a salir con alguien con quien se siente una chispa. A menudo llamamos a este sentimiento “tener química” con alguien, lo que tiene sentido literal: en esta fase del amor, hay toneladas de sustancias químicas del amor corriendo por tu cuerpo.

Es una fase preciosa. En esta fase también puedes pasar por alto las banderas rojas porque eres más confiado y más propenso a centrarte en sus rasgos positivos y a evitar el conocimiento de los rasgos negativos o las banderas rojas.

Confianza
Después de la limerencia viene la fase de confianza. Este es el estado que se produce cuando sabes que tu pareja está actuando y pensando en formas de maximizar tus intereses en lugar de sólo sus propios intereses. En otras palabras, la confianza significa saber que “mi pareja me cubre la espalda y está ahí para mí”.

Construimos la confianza estando ahí el uno para el otro y reparando la mala comunicación. En esta fase, las parejas intentan averiguar: “¿Esta persona me cubre las espaldas? ¿Soy importante para ella?”.

En esta fase es donde se producen más peleas, ya que las personas intentan descifrar si pueden contar con su pareja para que les cubra las espaldas.

Compromiso
El compromiso significa creer (y actuar según la creencia) que esta relación con esta persona es un viaje de por vida, para bien o para mal. Esto significa que si las cosas se ponen difíciles, ambos miembros de la pareja trabajarán para mejorarlas.

En esta fase, debes evitar comparar a tu pareja de forma desfavorable con otros. Implica valorar las cualidades positivas de tu pareja y alimentar tu gratitud por ellas.

Cuando piense en estas fases, reflexione sobre las siguientes preguntas: ¿En qué fase concluyó su relación más reciente o más significativa? ¿Qué contribuyó a que terminara en esa fase? ¿Qué señales de alarma podrían haberse pasado por alto en la fase de limerencia de esa relación?

Inundación
Otra cosa que es crucial es ver si hubo algún problema con lo que llamamos “inundación” en cualquier relación romántica pasada.

La inundación es una sensación de sentirse psicológicamente y físicamente abrumado. Cuando las palabras o las acciones de tu pareja parecen tan intensas que te sientes completamente indefenso ante un nuevo ataque. Nuestros cuerpos están finamente ajustados para estar preparados para rechazar un ataque, y no son muy buenos para distinguir las sutilezas.

Sabemos que si tu ritmo cardíaco supera las 100 BPM, y no estás haciendo ejercicio, tu cuerpo está liberando las hormonas del estrés. Cuando esto ocurre, es casi imposible pensar de forma creativa o acceder a tu sentido del humor. En este punto, estás en modo de lucha, huida o congelación y estás fisiológicamente abrumado. La inundación lleva a las personas a sentirse tan abrumadas que rechazan la información que les llega.

El primer paso para hacer frente a la inundación es hacer una pausa y poner fin temporalmente a la discusión. La pausa debe durar al menos 20 minutos para calmarse. Muchas personas encuentran que el mejor enfoque para autocalmarse es centrarse en calmar el cuerpo mediante la respiración profunda o técnicas de meditación.

Considere las siguientes preguntas para reflexionar sobre esta cuestión. ¿Qué te hace sentir inundado? ¿Cuáles son las señales de tu cuerpo cuando te sientes inundado? (Ejemplo: estrechamiento de la vista, opresión en el pecho, apretar los puños) ¿Qué papel ha desempeñado la inundación en tus relaciones íntimas anteriores? ¿Cómo podrías gestionar este problema en el futuro?

Problemas perpetuos
Una última cosa en la que pensar. Todas las parejas tienen problemas continuos por los que tienden a pelear. Incluso los Maestros de las Relaciones tienen problemas continuos y perpetuos, pero lo que les separa de los Desastres de las Relaciones es que consiguen encontrar formas de dialogar sobre sus problemas en lugar de dejar que se enquisten y sean dolorosos.

Los problemas perpetuos se centran en diferencias fundamentales en sus personalidades o en sus necesidades de estilo de vida, mientras que los problemas perpetuos enquistados se han dejado sin tratar y se han calcificado, dando lugar a tensiones y peleas. Los problemas se basan en diferencias en la forma de ver el manejo del dinero, la disciplina de los hijos, la limpieza, etc.

Estos son los problemas a los que una pareja volverá una y otra vez. Dentro de la posición de cada persona hay una necesidad central o un sueño. Los Maestros de las Relaciones pueden hablar de esto y honrar los sueños de cada uno.

Esté dispuesto a considerar: ¿Cuáles eran sus problemas perpetuos? ¿Alguno de ellos estaba atascado? Piensa en tu necesidad dentro de ese tema, y en lo que podrías necesitar sobre ese tema en futuras relaciones.

Hay más cosas sobre las que puedes reflexionar para sanar de una relación pasada, pero espero que hayas encontrado un punto de partida y hayas ganado algo de conocimiento con esto. El libro “What Makes Love Last” (Lo que hace que el amor dure) del Dr. John Gottman es otro recurso muy útil si estás en un lugar de curación y quieres algo más en una relación futura. Recomiendo encarecidamente ese libro.

 

Traducción y adaptación para PsicologosMyS.Com desde: Gottman.

Escribe un Comentario

psicoterapia

Sobre la Psicoterapia y tratamientos farmacológicos

Resucitando la psicoterapia Poniendo a las grandes farmacéuticas en el banquillo. Durante décadas, la terapia ha sido relegada …

Trastorno de estrés postraumático en mujeres

Trastorno de estrés postraumático en mujeres

Signos y síntomas del Trastorno de estrés postraumático en mujeres (TEPT) Las mujeres tienen casi el doble de probabilidades …

Hábitos Sanos

Por qué los malos hábitos son fáciles y los buenos son difíciles

Entender un principio sobre la formación de hábitos puede marcar la diferencia. Muchas personas atribuyen erróneamente …