Terapia Psicológica

Artículos de Psicología

trauma relacional complejo

Comprender el trauma relacional complejo

Las experiencias de trauma relacional complejo se parecen mucho al TEPT, pero también son diferentes en otros aspectos.

El trauma relacional complejo se produce en el contexto de las relaciones de apego cercanas, normalmente cuando hay un desequilibrio de poder.
Aunque los efectos de estas experiencias pueden ser importantes, también pueden superarse.
¿Qué es un trauma relacional complejo? En primer lugar, aclaremos que el trauma relacional complejo no es un diagnóstico oficial en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (el DSM, la guía clínica de la salud mental).

Sin embargo, el trauma relacional complejo y los síntomas que lo acompañan se parecen mucho al trastorno de estrés postraumático (TEPT), que sí está en el DSM. (Sin embargo, el trauma relacional complejo podría y a veces también se intercambia con términos y descripciones como TEPT complejo, trauma del desarrollo y trauma interpersonal).

El trauma relacional complejo es de naturaleza interpersonal, y ocurre en el contexto de las relaciones de apego cercanas, normalmente cuando hay un desequilibrio de poder. Puede ocurrir en nuestras relaciones primarias con los padres, cuidadores, tutores, o con aquellos que tienen autoridad y gran control sobre nosotros (por ejemplo, el director de un internado o el director de un orfanato) donde hay accesibilidad al niño o adolescente, y un nivel de dependencia de la víctima hacia el abusador.

¿Qué contribuye a este tipo de trauma?

Este trauma es prolongado, no aislado, lo que significa que ocurre más de una vez y normalmente durante un periodo de tiempo, lo que hace que también, normalmente, sea acumulativo.

Por ejemplo, este tipo de trauma no tiene por qué terminar en la infancia; puede haber el mismo o diferentes perpetradores, como que su padre sea el maltratador a tener una cadena de relaciones abusivas con hombres.

Este trauma socava, degrada o erosiona la dignidad, la seguridad y el bienestar del individuo.

Algunos ejemplos de acontecimientos que pueden conducir a un trauma relacional complejo pueden ser los siguientes:

  • Experiencias con cuidadores o tutores que son fundamentalmente caóticas, inestables, inseguras, inconsistentes, impredecibles y abrumadoras;
  • Exposición a la violencia doméstica;
  • Experiencias con cuidadores negligentes, apáticos o no disponibles emocionalmente;
  • Experiencias con cuidadores que le traicionan o no defienden sus necesidades;
  • Experiencias con cuidadores con enfermedades mentales (como ser criado por un narcisista) o adicciones.
  • El resultado final: Cuando los niños experimentan este tipo de estrés, no es necesariamente la experiencia en sí la que se convierte en el problema.

Si un niño tiene cuidadores seguros, afines, cariñosos y constantes que le ayuden a metabolizar el estrés, a organizarlo y a darle sentido, el niño puede superar más o menos estos factores de estrés de forma funcional.

Sin embargo, si el trauma o el factor estresante se produce dentro de la relación de apego con el padre o tutor, el niño no suele poder confiar en el adulto para que le ayude a integrar y procesar el estrés.

O bien, si el trauma o el estrés ocurren fuera de la relación de apego, pero el adulto que lo cuida sigue sin apoyar al niño en el manejo, la curación o la recuperación del mismo, el niño puede desarrollar respuestas desadaptativas y compensatorias para organizar su experiencia simplemente porque, como niños, no tienen los recursos y las habilidades de afrontamiento para hacer mucho más.

Las respuestas inadaptadas son numerosas y variadas. Pero, esencialmente, si no se abordan ni se tratan, pueden llevar al niño a convertirse en un adulto con comportamientos y creencias ineficaces sobre sí mismo, los demás y el mundo.

¿Qué aspecto pueden tener, concretamente, estas creencias y comportamientos inadaptados?

Impactos de las experiencias.
El impacto puede ser amplio, variado y único para el individuo que lo experimenta. No existe una descripción única para todos los casos.

Es posible que dos niños que crezcan en el mismo hogar en el que se produjeron los factores estresantes tengan respuestas muy diferentes debido a muchos factores que incluyen, pero no se limitan a, el temperamento y los recursos del niño, la duración y la intensidad de la exposición al factor estresante, el tipo de experiencia y cualquier apoyo para gestionarla.

Aunque no hay una receta única para saber cuál puede ser el impacto del trauma en un individuo, sí hay, según la sintomatología del diagnóstico DSM del TEPT, y lo que yo he experimentado y entendido clínicamente, una lista de resultados posibles y probables:

  • Heridas de apego y desarrollo de un estilo de apego que no es seguro.
  • Distorsiones cognitivas (creencias erróneas o no constructivas sobre uno mismo, los demás y el mundo) y/o pensamientos intrusivos.
  • Conductas de evitación para minimizar el contacto o la recreación de los eventos o escenarios que causaron la angustia.
  • Disociación, incapacidad de recordar los traumas o de permanecer mentalmente presente cuando se reflexiona y se habla de ellos.
  • Impactos somáticos como un sistema nervioso hiperactivo, tensión muscular, problemas para dormir u otras sensaciones corporales incómodas
  • Dificultades interpersonales en las relaciones románticas, en el trabajo, con los amigos, con los vecinos y con la familia de origen, y sensación de desapego y separación de los demás
  • Trastornos comórbidos (concurrentes), como trastornos de la alimentación, trastornos por consumo de sustancias, patrones de comportamiento compulsivo, conductas autolesivas, como cortarse o ser promiscuo, y posible desarrollo de un trastorno de la personalidad o del estado de ánimo
  • Dificultades de desregulación y malestar emocional (demasiado o muy poco acceso a las emociones y dificultades para expresarlas adecuadamente)
  • Dificultades en las tareas de la vida, como mantener un trabajo, crear una vivienda estable, administrar bien el dinero y alcanzar los hitos del desarrollo relacional, académico y profesional.
  • Y, aunque esta lista no es exhaustiva, puede ver que el impacto de esto puede perjudicar casi todas las áreas importantes de la vida. Sin embargo, también pueden superarse.

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Psicología Hoy.

Por que debes escuchar tus emociones

Por qué debes escuchar tus emociones

A menudo subestimamos el impacto que nuestras emociones pueden tener en nuestra vida cotidiana.

Aquí, el experto columnista Andy Gill se sumerge en el tema de las emociones y comparte un ejercicio práctico para ayudarte a sintonizar con las tuyas. ¿Y si pudiéramos ver nuestras emociones como una parte importante de nosotros mismos? ¿Qué pasaría si pudiéramos verlas como recursos clave para vivir una vida más auténtica y conectada?

Creo que las emociones no se comprenden bien y a menudo se infravaloran. Las emociones están siempre presentes, seamos o no conscientes de ellas. Representan nuestra reacción a lo que ocurre en el mundo que nos rodea. Influyen en nuestros comportamientos, estados de ánimo y en la calidad de nuestra salud mental.

¿Pero sabía también que son cruciales para la toma de decisiones? Las emociones nos indican qué es importante y a qué debemos prestar atención. Los investigadores han descubierto que las personas con daños en los centros emocionales del cerebro tienen dificultades para tomar decisiones.

Sea cual sea tu nivel de conciencia de tus emociones, están ahí influyendo en cada decisión que tomas.

Los investigadores también han descubierto que nombrar las emociones reduce la reactividad emocional. Como dice el neurocientífico Dan Siegel: “Nómbralo para domarlo”.

Pero si las emociones son tan importantes, ¿por qué muchos de nosotros somos incapaces de sentirlas o expresarlas plenamente? Cuando nos preguntan cómo nos sentimos, la gente suele decir cosas como “me siento bien”, “me siento bien” o “no estoy mal”. Pero ninguna de ellas es realmente una emoción. Representan una descripción segura e inespecífica que evita confrontar o incluso revelar lo que nos pasa emocionalmente.

Si utilizas palabras como éstas para describir tus emociones, esto podría indicar que o bien:

  • No estás realmente en contacto con tus sentimientos.
  • No sabes cómo expresarlos.
  • Te sientes incómodo expresando tus emociones.
  • Tienes creencias negativas sobre las emociones y su expresión.
  • Algunas o todas las anteriores.

Si algo de esto le ocurre, no está solo. Muchos de nosotros aprendimos de niños a controlar o reprimir nuestras emociones.

A mí me pasó lo mismo, y me gustaría poner un ejemplo de mi propia infancia: mi padre rara vez expresaba lo que sentía -la excepción clave era la explosión de rabia que se producía cuando perdía los nervios. Mi padre nunca me pegó, pero cuando eres un niño pequeño, la ira cruda se siente como una amenaza a tu propia existencia. Llegué a creer que la ira era una emoción peligrosa, algo que había que temer y evitar. Así que evitaba la ira y cualquier situación o confrontación en la que pudiera estar presente.

Pero la verdad es que los sentimientos no son ni buenos ni malos, y eso incluye la ira. La ira te indica cuándo te sientes amenazado. Te da la energía para defenderte y encontrar soluciones.

Es posible que las experiencias de tu propia infancia te hayan dejado enfoques igualmente disfuncionales de las emociones. Para mí fue la ira, pero para ti puede ser la tristeza, o incluso la alegría.

Te invito a pensar que las emociones no son ni buenas ni malas. Como ya hemos aprendido, todas nuestras emociones cumplen una función útil, incluso aquellas que podrías haber aprendido a creer que son “malas”.

¿Cómo sería si pudieras considerar que todas las emociones son positivas? Si podemos considerar todas las emociones como positivas, incluso la ira, la tristeza o el miedo, entonces podemos aprender a permitirnos sentirlas y expresarlas plenamente.

Ejercicio práctico

Veamos las ocho emociones básicas definidas en el modelo de Plutchik. Éstas son:

  • Miedo
  • Sorpresa
  • Asco
  • Ira
  • Tristeza
  • Anticipación
  • Alegría
  • Aceptación

Explora las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el propósito positivo de esta emoción? ¿Qué puede hacer por ti?
  • ¿Eres capaz de experimentar esta emoción?
    Si puedes experimentar esta emoción, ¿cuál es tu nivel de comodidad con ella?
    No hay nada bueno ni malo. Pero si no eres capaz de sentir ninguna de estas emociones, o te resultan insoportables, quizá te convenga trabajar con un profesional.

Resumen

Espero que este artículo te ayude a ver tus emociones como algo positivo y valioso. El ejercicio es un punto de partida, y te animo a que lo practiques a diario.

Una vez que puedas sentir y nombrar las ocho emociones básicas, puedes empezar a trabajar en la descripción de las diferentes emociones para seguir desarrollando tu vocabulario emocional. La tristeza, por ejemplo, puede ser desesperación, melancolía, desesperanza o desdicha. Y, del mismo modo, la alegría puede ser esperanza, satisfacción o entusiasmo.

 

Traducción y adaptación para PsicologosMyS.Com desde: Happiful

Lo que la Neurociencia descubre sobre el buen vínculo entre padres e hijos

Lo que la Neurociencia descubre sobre el buen vínculo entre padres e hijos

Artículo de la Revista Psichotherapy Networker sobre terapeutas que aplican la neurociencia para el desarrollo del vínculo entre padres e hijos.

Somos dos terapeutas mayores que hemos trabajado con niños y adolescentes maltratados durante muchos años y estamos muy interesados en la neurobiología del apego. Nos conocimos hace unos años, cuando nos pidieron que trabajáramos con una agencia que quería incorporar un modelo basado en el apego en su tratamiento de niños y adolescentes muy estresados y sus padres. Esta historia del nuevo camino terapéutico que surgió como resultado de esta colaboración comienza, como tantas otras, con un fracaso.

Hubo un caso en esa época que Dan encontró particularmente irritante. Había empezado a tratar a una joven madre, Rebecca, y a su hijo de 4 años, Eric. El médico de cabecera la había descrito como una madre tensa y desanimada, abrumada por las responsabilidades cotidianas del cuidado de su hijo. Sin embargo, parecía querer ayuda para ella y para su hijo, y aceptó ver a un terapeuta.

Sí, dijo, cuando Dan le hizo la consulta; estaba desanimada, sin duda, y frustrada. Eric era imposible. ¿Por qué no hacía lo que ella le pedía? ¿Por qué todo era una pelea? ¿Por qué no jugaba solo cuando ella sólo quería relajarse? ¿Por qué no comía? ¿Dormía? La lista de quejas parecía interminable.

Dan estaba satisfecho y esperanzado después de sus primeras sesiones con Rebecca. Demostró una tristeza genuina por la degeneración de su relación con su marido, Eric, y pareció entender que el hecho de haber sido ignorada por sus propios padres podría haber tenido algo que ver con su lucha por criar a su hijo de forma eficaz. Se mostró muy atenta cuando Dan le dijo que su hijo necesitaba de sus interacciones afines, y que si ella se relacionaba con empatía mientras establecía límites firmes, era probable que él comenzara a cooperar con ella y a aceptar su autoridad.

Sin embargo, rara vez parecía poner en práctica las sugerencias de Dan; seguía trayendo los mismos problemas semana tras semana. Dan empezó a sentirse decepcionado y desanimado. Pronto empezó a decir con resentimiento que las ideas de Dan “no funcionaban” mientras se frustraba aún más con el comportamiento no mejorado de su hijo. Insinuó que tal vez los consejos de Dan estaban equivocados, que tal vez se le escapaba algo y que no entendía realmente la intensidad de Eric.

Finalmente, Dan le preguntó por qué había reaccionado con tanta rabia en lugar de empatía cuando su hijo le gritaba. El tono de su voz transmitía su impaciencia con ella, así como su mensaje de que, a estas alturas, ella debería haber respondido a su hijo de la forma en que él había intentado enseñarle. Dan empezó a temer sus sesiones con Rebecca y, tras un par de encuentros más, ella dejó de acudir. Eric volvió a vivir en casa de su madre, Rebecca volvió a su sensación de fracaso resignado como madre competente con un hijo feliz, y Dan volvió a buscar padres que apreciaran lo que él podía ofrecer.

Comienza el viaje

Más o menos al mismo tiempo que Rebecca dejó de acudir a sus sesiones con Dan, él y yo empezamos a explorar juntos las implicaciones prácticas y clínicas de las nuevas e interesantes investigaciones sobre el cerebro para el trabajo que ya estábamos haciendo con niños traumatizados.

Ambos estamos empapados en el modelo de neurobiología interpersonal desarrollado por Allan Schore y Daniel Siegel, y sentíamos que teníamos un buen conocimiento de la lucha que los niños desatendidos y traumatizados enfrentaban para hacer el cambio de la desconfianza a la confianza. Sabíamos que las investigaciones sobre el apego vinculaban claramente el desarrollo de un apego seguro con la calidad de los cuidados que reciben los niños, con las conexiones con lo que Schore llamaba un “cuidador psicobiológicamente afinado”.

En resumen, sabíamos lo que estos niños heridos necesitaban de sus cuidadores: la capacidad de mantenerse comprometidos y abiertos con ellos, especialmente cuando los niños se ponían “a la defensiva” y se resistían a la cercanía que necesitaban profundamente pero que evitaban instintivamente.

A medida que nos centrábamos más en las nuevas perspectivas que la teoría del apego y la neurobiología interpersonal estaban abriendo sobre casos fallidos como el de Rebecca, empezamos a mirar a los padres de una manera diferente. Una mañana, tuvimos una epifanía compartida: por fin nos dimos cuenta de lo que habíamos “sabido” durante mucho tiempo: ¡el cerebro de los padres funciona igual que el de sus hijos! Al igual que un niño tiene que sentirse seguro para acercarse a un cuidador, un padre tiene que sentirse seguro para acercarse a un terapeuta y confiar en él.

La crianza de los hijos no es una actividad de libro de cocina para controlar el comportamiento de los niños: es un antiguo proceso mente-corazón de los mamíferos, que permite a un cuidador mantenerse lo suficientemente comprometido y regulado como para mantener las conexiones mente-corazón que son vitales para el desarrollo de un niño. La crianza se basa en la apertura y la seguridad, no en la autodefensa en modo de supervivencia.

Nos dimos cuenta, entonces, de que al igual que nuestro conocimiento del apego y sus fundamentos neurobiológicos informaba nuestra práctica con los niños, comprender los fundamentos neuropsicológicos del cuidado de los hijos nos haría terapeutas más eficaces con sus padres. En primer lugar, teníamos que aprender lo que realmente ocurre en el cerebro de los padres.

Después, necesitábamos entender cómo el estrés afecta al cerebro de los padres y a veces conduce a un bloqueo de los cuidados. Con un modelo basado en el cerebro de la crianza y la atención bloqueada, esperábamos mejorar la ayuda a los padres estresados para que se desatasen y aprovechasen su potencial para la atención.

El cerebro de los padres sanos

¿Cómo es una crianza basada en el cerebro que funciona bien? Se parece a Sarah.

Sarah, la madre de Vincent, de 12 meses, está viendo dos vídeos diferentes de su hijo mientras le toman imágenes del cerebro. En una escena, Vincent se ríe alegremente mientras Sarah le sopla grandes y húmedas burbujas; en la otra, Vincent llora porque Sarah acaba de salir de la habitación. Mientras Sarah observa a Vincent como un bebé feliz, partes de su hemisferio izquierdo, incluidas las regiones que comprenden su sistema de placer, especialmente el núcleo accumbens, se iluminan en la pantalla de imágenes.

Este sistema cerebral izquierdo mantiene a Sarah en el modo de aproximación de su cerebro, totalmente comprometida con Vincent, y activa también el sistema de recompensa de su cerebro. Aunque no podemos verlo en la pantalla, sustancias químicas como la oxitocina y la dopamina están inundando las regiones límbicas del cerebro de Sarah mientras mira a su bebé que ríe. La oxitocina es como una medicina contra la ansiedad, que ayuda a mantener el sistema de defensa de los padres apagado y el sistema de acercamiento encendido, que es el verdadero secreto para seguir siendo paternal hacia su hijo.

Cuando Sarah observa la escena de Vincent en apuros, se activan partes de su cerebro en el lado derecho, que están asociadas con la respuesta empática al dolor de un ser querido. Ahora, diferentes sustancias químicas, incluida una muy parecida a la adrenalina, entran en regiones de su cerebro que aumentan su vigilancia parental, haciéndola intensamente consciente de la angustia de Vicente. Su córtex cingulado anterior (ACC) se activa, junto con la ínsula, el “cerebro visceral”, lo que le ayuda a sentir el dolor de Vicente y le hace experimentar un impulso imperioso de consolarlo.

Los efectos del estrés en el cuidado de los padres

Al igual que Sarah, Rebecca había experimentado inicialmente un fuerte deseo de estar con su hijo pequeño y sentía placer al proporcionarle cuidados. La oxitocina se liberaba en su cerebro al nacer el niño y cuando éste la miraba a los ojos mientras lo sostenía en brazos y se balanceaba mientras le tarareaba. Esto provocaba la liberación de dopamina, y ella disfrutaba estando con él y anticipaba más placer de sus interacciones.

Sin embargo, estos sistemas de acercamiento y recompensa de los padres no eran tan robustos porque no se habían reforzado lo suficiente cuando Rebecca había tratado de conectar con sus padres cuando era niña. Después de un tiempo, aprendió a desactivar este sistema de recompensa y expectativa, volviéndose más distante como una forma de protegerse de los sentimientos intensamente negativos de ser rechazada.

El sistema de lectura del niño de Rebecca -su intenso interés en la experiencia interactiva momento a momento de la maternidad- estuvo activo durante las primeras semanas después del nacimiento de Eric. Sin embargo, a medida que el estrés de la crianza se intensificaba, se volvió hipervigilante ante cualquier signo de angustia, enfado o rechazo en las expresiones faciales, el lenguaje corporal y los sonidos de Eric.

El más mínimo signo de enfado en sus ojos o en su voz hacía que su amígdala pusiera en marcha las reacciones defensivas que ya estaban preparadas para ser liberadas. Este sistema de detección de amenazas se activa en una décima de segundo, así que Rebecca se puso a la defensiva sin saber por qué. El estrés de la crianza, intensificado por su propia historia, constriñó su sistema de lectura del niño y lo sesgó hacia percepciones negativas, lo que la hizo sentirse rechazada por su hijo.

A medida que comprendíamos mejor las reacciones de Rebecca hacia su hijo, empezamos a darnos cuenta de que las reacciones de Dan hacia Rebecca habían reflejado las de un padre que experimenta el bloqueo del cuidado. Los sistemas de aproximación y recompensa de Dan habían empezado a debilitarse cuando Rebeca no había respondido de forma consistente a sus cuidados. Su proceso de lectura del cliente había comenzado gradualmente a adoptar un sesgo negativo, mientras que el significado que estaba llegando a dar a su tratamiento de Rebecca se había vuelto cada vez más pesimista, restringiendo su propio sentido de posibilidad para ella.

Restablecer el cuidado parental

Al igual que el conocimiento de la neurobiología del vínculo y el apego nos hizo menos propensos a culpar a los niños de sus problemas de comportamiento, la comprensión de los fundamentos neurobiológicos del cuidado parental nos ayudó a dejar de culpar a los padres que no estaban en sintonía con sus hijos. Aplicando el concepto de atención bloqueada, partimos de la base de que la crianza insensible suele estar vinculada al estrés y a deficiencias en sistemas cerebrales clave, como los sistemas de dopamina y oxitocina.

Es posible que los padres con atención bloqueada quieran querer y disfrutar de sus hijos, pero no saben cómo activar la “buena química” que les permitiría hacerlo. Comprender las causas neurobiológicas de la atención bloqueada nos ayudó a ser más abiertos y empáticos con las experiencias e historias negativas de los padres, más dispuestos a escuchar y validar sus experiencias.

Tal vez la verdadera lección de esto es que todos nosotros -niños, adultos e incluso terapeutas que envejecen- somos, en un grado u otro, criaturas de nuestro sistema límbico. Todos respondemos mejor a un enfoque que abarque el juego, la aceptación, la curiosidad y la empatía, transmitidos con sonrisas genuinas, ojos suaves, voces amables, una postura abierta y una mano figurativa tendida en señal de apoyo.

Pocos de nosotros respondemos bien a los rostros cerrados, las posturas defensivas, las voces molestas o los ojos juzgadores. Como terapeutas, tenemos la responsabilidad de elevarnos por encima de nuestros sistemas límbicos, de convertirnos en los adultos -incluso en los padres- de la sala, hasta que consigamos ayudar a nuestros consultantes a acceder a su propio yo mejor, más adulto, más paternal.

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Psichotherapy Networker