Terapia Psicológica

Artículos de Psicología

Pensar Demasiado

Perjuicios de pensar demasiado

Rumiar no es lo mismo que resolver problemas

Tanto si te machacas por un error que cometiste la semana pasada, como si te preocupas por cómo vas a tener éxito mañana, pensar demasiado en todo puede ser debilitante. Tu incapacidad para salir de tu cabeza te dejará en un estado de angustia constante.

Por supuesto, todo el mundo piensa demasiado en una situación de vez en cuando. Pero si eres un verdadero pensador excesivo, te costará acallar el bombardeo constante de pensamientos. Pensar en exceso es algo más que una molestia: los estudios demuestran que pensar demasiado puede afectar seriamente a tu bienestar.

3 peligros de ser un pensador excesivo:

  • 1. Aumenta tus posibilidades de padecer enfermedades mentales.

Un estudio de 2013 publicado en el Journal of Abnormal Psychology informa de que pensar en tus defectos, errores y problemas aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud mental.

La rumiación puede conducirte a un círculo vicioso difícil de romper: Rumiar causa estragos en tu salud mental, y a medida que tu salud mental disminuye, tu tendencia a rumiar aumenta.

  • 2. Interfiere en la resolución de problemas.

Las investigaciones demuestran que las personas que piensan en exceso creen que se están ayudando a sí mismas repasando sus problemas en su cabeza. Pero los estudios también demuestran que la parálisis por análisis es real.

Analizar en exceso interfiere en la resolución de problemas. Hace que te quedes pensando en el problema en lugar de buscar soluciones.

Incluso las decisiones más sencillas, como elegir qué ropa llevar a una entrevista o decidir dónde ir de vacaciones, pueden parecer de vida o muerte cuando se piensa demasiado. Todo ese pensamiento no te ayudará a tomar una mejor decisión.

  • 3. Altera tu sueño.

Si eres una persona que piensa demasiado, probablemente ya sabes que no puedes dormir cuando tu mente no se apaga. Los estudios lo confirman, ya que la rumiación y la preocupación provocan menos horas de sueño porque es más probable que des vueltas en la cama durante horas antes de quedarte dormido.

Pero dormir más tarde puede no servir de nada, porque el exceso de pensamientos también afecta a la calidad del sueño. Es menos probable que caigas en un sueño profundo después de haber estado pensando en lo mismo una y otra vez.

Cómo dejar de pensar en exceso

Tanto si has pospuesto la compra de una casa durante 10 años porque no encuentras la «perfecta», como si te cuesta ser productivo porque cada decisión que tienes que tomar te ocupa demasiado tiempo, pensar demasiado puede hundirte.

Pero la buena noticia es que no tienes que ser un pensador excesivo para siempre. Puedes tomar medidas para dejar de hacerlo. El uso de nuevas estrategias y el desarrollo de nuevas habilidades pueden ayudarte a tomar buenas decisiones a tiempo y con menos angustia.

Cuando tengas dudas o quieras tener la mejor solución para algo, en lugar de pensar demasiado, intenta identificar el problema o conflictos y una vez realizado comenzar a pensar en un proyecto a corto plazo para llegar a un objetivo concreto.

Traducción y adaptación para PsicologosMyS.Com desde: Psicología Hoy

Escribe un Comentario