Blog

Artículos de Psicología y Relacionados

salud

¿Preocuparse podría ser bueno para tu salud?

Escuchar el Artículo

Preocuparse puede tener beneficios inesperados

A menudo se nos dice que no debemos vivir con miedo o dejar que la preocupación nos consuma, y definitivamente hay méritos en este consejo. Si la preocupación se vuelve abrumadora, puede limitar nuestra capacidad de disfrutar plenamente de nuestras vidas y dificultar el logro de nuestros objetivos.

Pero existe una saludable dosis de preocupación, según sugieren investigaciones recientes, especialmente cuando nos enfrentamos a peligros reales. En un estudio de más de 300.000 adultos en el Reino Unido, los participantes que se consideraban preocupados gozaban de mejor salud que los que se preocupaban menos: Durante un período de varios años, tuvieron un menor riesgo de morir por una serie de condiciones, incluyendo cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y accidentes.

Los investigadores propusieron una posible explicación para estas diferencias: Es más probable que las personas que se preocupan por la salud noten problemas físicos y busquen rápidamente atención médica para ellos, lo que aumenta las posibilidades de detectar y tratar enfermedades en etapas tempranas. Además, pueden tener comportamientos más saludables, como el ejercicio y la alimentación sana, en un esfuerzo por evitar los resultados negativos para la salud.

Otras emociones negativas, como la ira y la tensión, no tuvieron los mismos beneficios que la preocupación en el estudio, presumiblemente porque no aumentan la vigilancia de la salud de la misma manera. La preocupación puede ser una emoción desagradable, pero puede motivarnos a actuar de manera que nos proteja a nosotros mismos y a los demás.

Otras investigaciones también han encontrado beneficios para la salud asociados con la preocupación. Por ejemplo, en un estudio se comprobó que los fumadores que se preocupaban más por los efectos negativos del tabaco para la salud tenían más probabilidades de dejar de fumar en un plazo de ocho meses, aunque esto sólo ocurría si también tenían un alto grado de autoeficacia, lo que significaba que creían que tenían la capacidad de dejar de fumar si así lo deseaban. En otro estudio se determinó que las personas que no sólo comprendían el riesgo de cáncer de piel, sino que se preocupaban por él, tenían más probabilidades de usar protector solar como medida preventiva.

A pesar de estos beneficios, preocuparse por la salud puede ser contraproducente en algunas circunstancias. Por ejemplo, podríamos temer un comportamiento que de hecho es seguro o seguir preocupándonos por un síntoma que se ha descubierto que es benigno. Y la preocupación crónica y no constructiva, relacionada con la salud o no, puede perturbar la calidad del sueño y aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con el estrés. La preocupación excesiva también es un síntoma del trastorno de ansiedad generalizada.

Entonces, ¿qué distingue la preocupación útil de la menos útil?

La preocupación constructiva tiende a centrarse más en las soluciones y a estar más limitada en el tiempo que la preocupación no constructiva. La sensación de preocupación nos alerta de un peligro potencial, lo que nos lleva a pensar en cómo abordar ese peligro. Por ejemplo, si lee un artículo sobre los riesgos de un estilo de vida sedentario y se preocupa por la cantidad de tiempo que pasa sentado durante el día, podría considerar diferentes formas de aumentar su nivel de actividad, como programar descansos para caminar o consultar con su médico.

A veces nos preocupamos por cosas que están en gran medida fuera de nuestro control y que no necesariamente tienen soluciones prácticas, como un próximo examen médico o la imprevisibilidad del estado de salud de un ser querido. Estas son preocupaciones normales y no son automáticamente no constructivas – pueden todavía motivarnos a tomar acciones que nos ayuden a nosotros o a otros a sobrellevarlas, incluso si no podemos resolver el problema o controlar el resultado.

Decirnos simplemente que no nos preocupemos es poco probable que haga que esos sentimientos desaparezcan. Pero podemos elegir responder con comprensión y consuelo, en lugar de ir a la madriguera del conejo en el peor de los casos. La autocompasión, la meditación y el acercamiento a los demás son todas formas de calmar una mente preocupada, mientras se honra la seriedad de nuestras preocupaciones.

Traducción y adaptación a PsicólogosMyS desde: Psicología Hoy.

Escribe un Comentario

Objetivos de vida

Explora tus Objetivos de Vida

Exploración de objetivos de vida Los objetivos pueden darle dirección a tu vida, destacar tus valores más  importantes …

Pareja Narcicista

Qué hacer cuando estás enamorado de un narcisista

Una nueva investigación sugiere cómo manejar una relación con una pareja narcisista. Puede parecer una observación bastante …

salud

¿Preocuparse podría ser bueno para tu salud?

Preocuparse puede tener beneficios inesperados A menudo se nos dice que no debemos vivir con miedo o dejar que la preocupación …