Terapia Psicológica

Artículos de Psicología

Primeros Auxilios Emocionales

Primeros auxilios emocionales

La respuesta es sencilla: si te hicieras una herida grave, no la ignorarías, te pondrías una venda o una escayola o buscarías tratamiento médico. En tiempos de crisis, nuestras emociones sufren lesiones y necesitan la misma urgencia de atención, cuidado y curación.

¿Qué entendemos por primeros auxilios emocionales?

Los primeros auxilios emocionales ayudan a disminuir el impacto de la ansiedad (también pueden ayudar con la depresión o el trauma). La ansiedad es una reacción apropiada ante circunstancias desafiantes; como los tiempos en los que nos encontramos ahora. Si en estos momentos no sintieras nada de ansiedad en medio de la crisis de Covid-19, entonces, francamente, esto sería más bien un motivo de preocupación.

La ansiedad es un estado de supervivencia. Cuando estamos ansiosos, puede manifestarse en forma de pensamientos, imágenes o recuerdos intrusivos, sentimientos y comportamientos hiperreactivos y sensaciones físicas extrañas. Esto puede llevarnos rápidamente a un estado de agobio, que significa cosas diferentes para cada persona, pero que nunca es un estado saludable.

A continuación he destacado cuatro ejemplos de primeros auxilios emocionales, pero conviene recordar que hay muchos ejemplos y que es importante encontrar el que mejor funcione para ti.

Salir de tu cabeza (de forma saludable)

Cuando nos sentimos ansiosos, solemos tener pensamientos intrusivos que suelen girar en torno a escenarios futuros negativos o a la preocupación por cómo nos van a juzgar los demás. La ansiedad tiene la extraña habilidad de secuestrar el aquí y el ahora. Nuestros sentidos son un antídoto natural contra la ansiedad porque son un fenómeno del momento presente.

Por ejemplo, ¿de qué eres consciente, ahora mismo, en tu entorno actual? Fíjate en los ruidos que te rodean, tanto los cercanos como los lejanos. Ahora fíjate en los objetos que te rodean y descríbelos uno a uno para ti. Toma un objeto y observa su textura y su peso. Fíjate en cómo estás sentado o de pie mientras lees esto, siente tus dos pies en el suelo y la suave atracción de la gravedad debajo de ti.

Salir de tus pensamientos y entrar en tus sentidos ayuda a calmar el sistema nervioso y le recuerda al cuerpo que está a salvo en el aquí y ahora, en lugar de estar amenazado en el futuro impulsado por el pensamiento.

Recursos

Los recursos son cosas que tienen un significado para nosotros, con las que podemos conectar y encarnar en momentos de estrés para sentirnos más tranquilos y con los pies en la tierra.

Tómate un momento para evaluar lo ansioso que te sientes ahora mismo en una escala del 1 al 10 y anota mentalmente el número. Ahora, trae a la mente algo significativo, algo que te ayude a sentirte bien. Este es tu recurso.

Puede ser un recuerdo, un objeto, una imagen, un lugar seguro, una persona, una mascota, un aspecto de la naturaleza, cualquier cosa que tenga significado para ti. Ahora, encarna tu recurso tanto como puedas; ¿cuáles son las imágenes, los sonidos, los olores y las texturas asociadas a tu recurso? Si te sientes más tranquilo, ¿eres capaz de localizar esa calma en tu cuerpo?

Cuando estés preparado, vuelve a tu escala de estrés; ¿ha aumentado tu número, se ha mantenido igual o se ha reducido?

Conviértete en un maestro jedi (de tu ansiedad)

La ansiedad es un evento corporal; cuando pensamos o sentimos algo estresante, nuestro cuerpo nos lo hace saber. Dominar la naturaleza intrusiva de la ansiedad para poder recuperar la sensación de agencia y calma tiene que ver con la conciencia y la escucha del cuerpo. Esto puede verse como un sencillo proceso triple conocido como autorregulación.

En primer lugar: darse cuenta de cuándo se está ansioso prestando atención a las señales del cuerpo. Tal vez tu ansiedad se manifieste en forma de inquietud, acciones repetitivas, impulsos inútiles, cabeza acelerada, palpitaciones, sensación de estar “demasiado visible”, sensación de calor u hormigueo, o incluso sensación de estar “fuera del cuerpo”.

En segundo lugar, recurre a uno de tus recursos. Recuerda que un recurso es algo que tiene significado para ti, con lo que puedes conectar y encarnar para calmarte. Habita realmente en tu recurso utilizando toda tu conciencia sensorial.

Tercero: vuelve a notar cómo te sientes. ¿Más ansioso? ¿Menos ansioso? (Esperemos que esto último).

Encuentra la compasión, realmente funciona

La capacidad de cultivar una voz compasiva es uno de los principales antídotos contra la ansiedad. Desarrollar la autocompasión significa desarrollar la capacidad de relacionarse con uno mismo de forma diferente. La ansiedad suele venir acompañada de una voz crítica o juzgadora.

Nuestra identidad está compuesta, formada por muchos “estados del yo” diferentes y a menudo conflictivos. Cuando estamos estresados, se impone un estado propio crítico. Pero cuando somos capaces de acceder a otros estados propios menos críticos y darles voz también, podemos empezar a cultivar la autocompasión.

Piensa en una situación de ansiedad y escucha tu interior. ¿Escuchas un estado propio crítico o sentencioso y, si es así, qué dice? ¿Es una voz familiar? Ahora agradece a ese estado propio y pídele que se aparte por un momento. ¿Existe otro estado propio que pueda tener una visión más compasiva de esta situación de ansiedad? Si lo hay, ¿qué podría decir en su lugar?

En resumen

Como la mayoría de las cosas, los primeros auxilios emocionales requieren práctica. Pero merece la pena intentarlo. Cuando hablamos de primeros auxilios emocionales, en realidad estamos hablando de amabilidad; con nosotros mismos y, por extensión, con los demás. Porque, en todo caso, esta crisis de Covid-19 nos ha demostrado que estamos inexorablemente conectados de forma trascendental. Y la amabilidad es el único antídoto real contra la crisis.

Un asesor cualificado puede ayudarte a gestionar la ansiedad si crees que es demasiado para afrontarla solo. Muchos terapeutas ofrecen ahora sesiones en línea y por teléfono, y pueden trabajar con usted para encontrar el mejor medio de apoyo.

 

Traducción realizada y adaptada para PsicologosMyS.Com desde: Counselling Directory

Escribe un Comentario