Terapia Psicológica

Artículos de Psicología

Cómo se guarda el trauma en el cuerpo

¿Cómo se guardan los recuerdos del trauma en el cuerpo?

¿Cómo se almacenan los recuerdos del trauma en el cuerpo? Es la pregunta a partir de la cual, la Dra. Janina Fisher desarrolla este tema interesante que vamos a traducir en las siguientes líneas desde la transcripción de su ponencia que puedes ver en su versión original en YouTube. Al final del artículo tienes el enlace para verlo (en inglés).

No recordamos el trauma en nuestras áreas de memoria narrativa del cerebro izquierdo (hemisferio). Recordamos el trauma con nuestro cuerpo, codificamos la memoria traumática como un estado corporal y emocional, más que como una narrativa, y, ¿por qué lo hacemos? Creemos que lo hacemos porque es más seguro, porque si tienes que pensar, «Oh, sí, un puma se comió a dos de los niños, la semana pasada,» eso lleva más tiempo que tener tu cuerpo congelado, y empezar a mirar a tu alrededor para ver lo que está ahí fuera. Eso es mucho más protector, que tener que recordar, «y dónde vieron a ese puma,».

Pero el problema es que cuando recordamos el miedo, cuando recordamos la desesperanza, cuando recordamos la soledad, como un sentimiento, sin un evento, no lo experimentamos como un recuerdo.

No sabemos qué estamos recordando, y creo que eso es algo en lo que hay que pensar en estos días, porque cuando sentimos los temores reales y presentes, relacionados con esta situación de epidemia, esos son, por supuesto, reales y son protectores, porque nuestros miedos nos hacen ser cuidadosos.

Pero algunos de nosotros también vamos a tener recuerdos de miedo estimulados por esta situación en la que estamos en peligro, potencialmente, en cualquier lugar que vayamos. Lo mismo sucede con el sentimiento de desesperanza, a medida que esta situación avanza, en lo que se siente como una forma interminable.

Tenemos pérdidas. Perdimos redes queridas por nuestros corazones, y hay un luto por eso. Hemos perdido el contacto con amigos, con compañeros de trabajo, a veces incluso con miembros de la familia. 

Así que esas experiencias reales también van a desencadenar el sentimiento y los recuerdos corporales de otras, no situaciones similares, sino de situaciones de sentimientos similares. Así es que Dan Siegel nos señala que estos recuerdos corporales y emocionales implícitos no llevan con ellos la sensación interna de que se está recordando algo.

Actuamos, sentimos e imaginamos sin reconocer la influencia de la experiencia pasada en nuestra realidad actual. Esto también provoca el fenómeno de la activación. Es la reacción física del cuerpo a todos los estímulos que están conectados directamente o muy sutilmente, y es bastante sorprendente.

Siempre recordaré a un joven, al que llamaré Ben. Recuerdo que Ben vino, en octubre, y dijo, «Bueno, mi trastorno afectivo estacional ha vuelto a aparecer». Y yo dije: «Oh, lo siento mucho». Él dijo: «Sí, este clima fresco y nublado». Ahora, estoy en el norte de California, así que el tiempo fresco y nublado, ya sabes, significa que no tenemos sol durante todo el día. Y le dije: «Dime, ¿qué significó «tiempo nublado, cuando eras un niño?» Y dijo: «Bueno, crecí en Dakota del Norte, «y el tiempo fresco y nublado significaba que estábamos atrapados «en la casa con mamá.»

Porque el tiempo fresco y nublado significaba nieve, lluvia, temperaturas heladas. Y entonces dijo: «Oh, no me extraña que esté deprimido». Porque mamá era abusadora. Mamá era un individuo muy aterrador. Así que su cuerpo respondió al clima fresco y nublado, no con depresión afectiva estacional, sino con recuerdos corporales de desesperanza.

 

Traducción y adaptación para PsicologosMyS.Com realizada desde: YouTube

 

Escribe un Comentario