Etiqueta: terapia

Terapia al aire libre

Terapia de Caminar y Hablar

Terapia de caminar y hablar: el poder curativo de la naturaleza.

En este espacio de hoy quisiera compartir con ustedes un artículo de la psicóloga Laura Portsmouth que trata sobre una forma diferente de hacer psicoterapia: fuera del consultorio y al aire libre. Al final del artículo está el enlace del artículo original.

¿Qué es la terapia de caminar y hablar?

Es exactamente como suena, caminar mientras se habla. La única diferencia es que la persona con la que se camina es un terapeuta/consejero. Los beneficios de estar al aire libre se han hecho aún más evidentes durante la pandemia. El aire fresco, estar en la naturaleza, hacer algo de ejercicio, todo ello nos ayudó a muchos de nosotros a sobrellevar mucho mejor las limitaciones que nos impusieron los distintos cierres.

Salir a pasear era uno de los pocos momentos destacados del día, si no el único, cuando todas las demás opciones ya no eran posibles. Además, reunirse con otras personas en el exterior era, y sigue siendo, la forma más segura de estar físicamente con otra persona fuera de nuestros hogares mientras las restricciones sigan vigentes.

Teniendo en cuenta todo esto, no es de extrañar que la terapia de caminar y hablar se haya vuelto cada vez más popular para muchas personas que buscan ayuda en esta época. Y lo que es más importante, esto ha hecho que la terapia sea accesible para aquellos que siempre se han dado cuenta de que su miedo al contacto visual constante les ha impedido buscar la ayuda que necesitan.

Terapia al aire libre

Trasladar mi consulta al exterior

Me siento extremadamente bendecida por vivir justo al lado de un hermoso lago y un bosque que he estado aprovechando al máximo desde que me mudé a Farnborough en 2015. Mis paseos diarios formaban parte de mi rutina diaria antes de la pandemia. Ya sea reuniéndome con un amigo o caminando sola, se volvió aún más importante para mí salir y disfrutar de la paz, la tranquilidad y la belleza de la madre naturaleza en todo su esplendor.

Era consciente de la diferencia que suponía para mi salud mental hacer de esto una prioridad cada día. Me sirvió de refugio en medio del pánico, el terror y la incertidumbre que nos invadió a todos en esos primeros meses de adaptación a este nuevo mundo inimaginable que se nos impuso de repente.

Aunque todo había cambiado a una nueva normalidad muy diferente, todo en mis paseos seguía siendo igual, los pájaros seguían cantando, los árboles seguían meciéndose con el viento, el lago seguía brillando bajo el sol o se cubría de niebla o bruma en una mañana fría. Esto me ayudaba a sentirme arraigada y conectada con una realidad en la que podía confiar y en la que siempre era constante, simple y sencilla.

La reducción de mi estrés debido a la disminución de mi nivel de cortisol y el aumento de mi hormona de la dopamina “feliz”, me permitió acceder a sentimientos de satisfacción, esperanza y posibilidad mucho más que permanecer inmóvil en casa todo el día. Entonces, un día del pasado mes de agosto, después de ver algo en Internet sobre la terapia de caminar y hablar, me di cuenta de que podía ofrecerla a mis clientes como alternativa al Zoom o al teléfono …. Sabía que el asesoramiento en línea no se adapta a todo el mundo, después de todo, he perdido más de la mitad de mis clientes cuando el bloqueo ocurrió por primera vez debido a esto. Tal vez estas personas podrían beneficiarse de todas las maneras que yo sabía que estaba haciendo de estar al aire libre.

Me di cuenta de que hay muchas personas que ahora trabajan desde casa, por lo que se mueven menos, y que tal vez verían esto como una oportunidad para combinar su salud física con su salud mental. Además, para muchos que se encuentran sin la privacidad en casa para acceder a la terapia en línea, esto podría ser una manera de ayudar a muchas personas a obtener la ayuda que necesitan.

Así que, entusiasmada, asistí a algunos talleres de terapia al aire libre, leí todo lo que pude encontrar sobre el tema, tramité mi seguro y lo comenté todo con mi supervisor. Finalmente, programé varias rutas para la hora que proporciono, redacté un nuevo contrato y una evaluación de riesgos, y me sentí tan preparada como para añadirlo a mi sitio web y a los directorios de asesoramiento.

¿Por qué sentarse sin moverse a veces no es útil?

Tengo el permiso de mi cliente para compartir con vosotros la diferencia que ha supuesto para él llevar su terapia al aire libre.

En ese momento había trabajado con otros clientes que habían encontrado las sesiones de Zoom beneficiosas y fáciles de conectar conmigo, construyendo confianza y sintiéndose lo suficientemente seguros para compartir sus sentimientos y obtener lo que necesitaban de nuestras sesiones. También había tenido la suerte de tener algunos clientes que caminaban, hombres y mujeres, que habían reconocido por sí mismos cómo caminar al aire libre les convenía mucho más que sentarse frente a su terapeuta.

Como terapeuta, mi objetivo es siempre encontrar la mejor manera de trabajar con mis clientes, siendo mi prioridad poner siempre sus necesidades, preferencias e intereses en primer lugar.
Mi cliente masculino me dijo que nunca había recibido asesoramiento y que le resultaba muy difícil contarle a alguien lo que había retenido durante muchos años. Pude ver el terror en sus ojos a través de la pantalla desde el principio, fui muy consciente de lo incómodo que estaba y lo intimidado que se sentía, sabiendo que se esperaba que dijera algo.

En ese momento, al sentirse inseguro, se desencadenó todo aquello de lo que intentaba escapar, el trauma que le perseguía desde la adolescencia. Su sistema nervioso autónomo se había activado y era incapaz de ayudarse a sí mismo o de evitarlo en ese momento de percepción de peligro, sumergiéndose en su respuesta de congelación/vergüenza de sentirse inmovilizado, en las zonas ámbar y roja de inseguridad.

Incapaz de pensar con claridad o racionalmente debido a que su córtex prefrontal se desconectó, sólo le quedaba su cerebro emocional e irracional que le decía que luchara o huyera. Sintiéndose impotente y abrumado en ese momento, su vergüenza/congelación tomó el control. Esta es la forma neurobiológica que tiene nuestro cuerpo de intentar protegernos de un daño mayor, pero no es el lugar donde la terapia puede tener lugar. Los clientes deben estar, en la medida de lo posible, en la seguridad de la zona verde.

Terapia al aire libre

¿Cuáles son los beneficios de caminar y hablar?

La naturaleza nos proporciona su propia zona verde, por supuesto, al estar rodeados principalmente de vegetación. Esto es tan simbólico para mí de cómo, en mi opinión, la terapia al aire libre tiene que ser considerada más como una posible opción, sobre todo para aquellos que no son partidarios de la línea o el teléfono. Esta podría ser una forma de acceder a la ayuda que muchos necesitan.

Cada vez son más las personas que se interesan por la terapia a pie y la terapia conversacional porque se sienten capaces de acceder a sus sentimientos mientras están al aire libre y caminando, en lugar de estar sentados frente a un terapeuta. Esto tiene que ser algo positivo, conseguir la ayuda que necesitan y que no habrían podido conseguir si la terapia al aire libre no se hubiera presentado como otra opción hace tantos años… la verdadera constatación de que…

La propia naturaleza es el mejor médico. – Hipócrates.

Hay muchas razones por las que los clientes se benefician de caminar y hablar, tanto fisiológicas como psicológicas y, por supuesto, de toda esa vitamina D. Creo que la razón más importante es simplemente que se sienten más capaces de permanecer en la seguridad de la zona verde con mucha más facilidad que cuando están sentados sin moverse durante la terapia en el consultorio. La combinación de la conversación, el movimiento y la naturaleza facilitan que el cliente tenga un entorno tan perfecto como sea posible para experimentar y beneficiarse de la terapia.

La diferencia de estar al aire libre

Teniendo esto en cuenta, le sugerí a este cliente masculino que la próxima vez intentáramos dar un paseo. Estuvo de acuerdo en intentarlo y, vaya, qué diferencia supuso en su experiencia, proceso, comprensión, conciencia, creencia y esperanza de que el cambio es posible. Ya no se sentía inseguro, atascado, inmovilizado, impotente, desesperado, avergonzado, sin valor e incapaz de hablar, sino que fue capaz de compartir conmigo todo lo que antes no había podido expresar a nadie.

Después de unos cuantos paseos juntos, se sintió seguro, empoderado, esperanzado, emocionado, digno, libre de vergüenza y encontró su voz. Esto le ha proporcionado un futuro que nunca creyó imaginable y del que nunca se sintió digno. Estar al aire libre le quitó el miedo y las inhibiciones, eliminó la presión de los ojos y la expectativa de hablar. Le dio el espacio, la libertad y la seguridad que necesitaba para sentirse capaz de decir su verdad.

Me ha contado que siente que ha llegado a este punto mucho más rápido y con mucha menos angustia y estrés que si hubiéramos seguido con el Zoom. De hecho, me ha confirmado que no cree que hubiera continuado en absoluto, por lo que tristemente se hubiera quedado atascado en su miedo a la terapia online/presencial, y por lo tanto también trágicamente atascado en su dolor y autodesprecio.

La posibilidad de cambio se hizo aún más real para él cuando caminamos juntos a través de una tormenta de nieve durante la primera media hora de una caminata y luego un sol glorioso durante el resto. ¿No es así la vida? Impredecible, desafiante y siempre cambiante. Aprender a capear las tormentas, encontrar la manera de hacer los cambios que necesitamos y hacer frente a todo lo que la vida nos depara es muy valioso y, a veces, todos necesitamos a alguien que nos ayude a hacerlo.

 

Traducción y adaptación para PsicólogosMyS.Com desde: Directorio de Asesoramiento.

atención psicológica

Terapeuta o mercader de la angustia

Como ser un terapeuta sin ser un mercader de la angustia

Llevar esta contradicción consigo es parte del ser psicólogo. Lo importante es ser buen terapeuta siendo un profesional que inevitablemente debe vivir de su trabajo para poder subsistir como sucede para cualquier mortal. El hecho de que el servicio del psicólogo sea un bien intangible ha llevado y aún resta camino para que sea asimilado por la sociedad.

Es que el hecho de que la salud sea parte del sistema mercantil en que se basa la sociedad capitalista así como casi todas las actividades de la sociedad en que vivimos constituye una contradicción con la concepción de la salud como derecho humano. La salud concebida como un bien de consumo o un negocio en una sociedad de consumo.

Terapeuta Psicólogo

Entonces, asumiendo esta contradicción inicial y fundamental que supone “vivir de la angustia” de la gente es que los psicólogos debemos desplegar nuestro campo de acción e intervención terapéutica. En una sociedad en la que los afectos, las emociones, se dan en todos los aspectos de la vida las personas acuden al psicólogo por diversos temas. Acuden a que un profesional les ayude a resolver un problema. La llave para superar este “dilema moral” es al menos, ser buenos terapeutas. Darle a la persona una respuesta que repercuta en su calidad de vida al menos, al mediano plazo.

La ética, la formación, el sentido humano, la capacidad de escuchar el alma de las personas. Esto y mucho más es lo que debería poner el psicólogo en todos y cada uno de sus pacientes. Errores podrá cometer como todo profesional y persona no perfecta, pero el sentido humano, la sensibilidad requerida para atender a quien lo necesita es imprescindible. Ver, sentir, escuchar, pensar, actuar y operar son el accionar del terapeuta.

Orientación psicológica

La contra-transferencia

Es un concepto psicoanalítico que no vamos a desarrollar aquí. Pero que se basa en saber leer lo que sucede durante un tratamiento, en el proceso. Se pondrán durante este proceso actitudes, posturas, actualizaciones de conflictos subyacentes. Se actualizan vínculos con referentes de la historia del consultante que son proyectadas en el terapeuta.

psicologo online

La lectura de este fenómeno nos da a los psicólogos importantes datos para conocer al consultante. No es algo fácil de saber leer y muchos terapeutas no lo toman en cuenta, inspirados además en teorías que no valoran este fenómeno de la contra-transferencia. Se debería tener además la capacidad de autoanálisis por parte del terapeuta o de tener una historia de análisis particular.

psicólogo

El secreto profesional en el marco de la ética

La profesionalidad, el sentido humano y ético indisociablemente deben basar el accionar del terapeuta. Los errores son posibles pero deberían ser mínimos tomando en cuenta que “el error” recae en una persona que ha venido a que la ayudemos profesionalmente.

Está muy bien ser “humano”, sensible, pero esto no quiere decir ser “simpático”, “alegre y divertido” o “un amigo“. El apego a los conocimientos, la ayuda de otros profesionales, el estudio permanente y la dedicación apuntan todas a mejorar la calidad de vida de la persona consultante.

Video

Origen y Soluciones para la Procrastinación

Origen y Soluciones para la Procrastinación

6 causas comunes de la procrastinación Las raíces de la procrastinación son más complejas de lo que se puede suponer. …

atención psicológica

Cuánto cobra un psicólogo en Uruguay

¿Cuál es el precio por ir a un psicólogo en Uruguay? Lo que cobra un psicólogo en Uruguay es variable. Si bien cada terapeuta …

psicología positiva

Terapia Basada en Fortalezas

La Terapia basada en fortalezas (Psicología Positiva) se enfoca en descubrir los puntos fuertes del consultante.  Cómo …